1 disponibles

Señor del mundo

La novela, escrita en 1908, se sitúa a finales del siglo XX. Aparece un caudillo, Felsenburgh, quien se convierte en Presidente de Europa y es aclamado por las multitudes como un nuevo Mesías. Habla todos los idiomas y se entiende con los representantes de las diferentes tradiciones culturales sin ningún problema. Todos lo ven como el artífice de la nueva paz, centrada en un culto humanista. De hecho, �l lucha contra las religiones en nombre de la �verdad�, y tras su discurso sobre la paz no esconde sino su ambici�n de poder. Casi nadie parece darse cuenta de ello. En esa situación el sacerdote Percy Franklin viaja a Roma para intentar convencer al Papa de que debe modernizarse. Sin embargo es allí donde comprende que debe profundizar en su fe y abandonarse del todo en Dios.

El señor del mundo forma parte de las novelas distópicas como 1984 o Un mundo feliz. Sin embargo, como ha señalado el afamado crítico Joseph Pearce: �aunque las obras maestras de Huxley y Orwell sean equiparables en valor literario, son claramente inferiores en valor profético. La novela-pesadilla de Benson se está haciendo realidad ante nuestros propios ojos�.

El señor del mundo predice que en el futuro surgirá un humanitarismo mundial de tipo totalitario que reducirá el cristianismo a una inocua moral privada. Ahí reside la actualidad de esta obra. Quien la lee no tiene dificultades para establecer paralelismos con la situación contemporánea en la que valores difusos tienden a imponerse sobre las convicciones profundas de la fe. Benson es certero y nos retrata a la perfección una humanidad que vive en la periferia, en lo intrascendente, en lo insustancial. Una humanidad que se ha ido alejando imprudentemente del centro y que vive en la desorientación más profunda. Le dio un día la espalda a Dios, y cuando creía que no le veía, se lanzó al ataque de sí misma. Así lo pensaba también Henry de Lubac, cuando decía que �no es verdad, como se dice en ocasiones, que el hombre no pueda organizar el mundo de espaldas a Dios. Lo que sí es verdad es que el hombre, si prescinde de Dios, lo único que puede organizar es un mundo contra el hombre�.

Escrito desde un profundo conocimiento del hombre, esta obra es la demostración de que la tendencia laicista del siglo XX tiene un final claramente identificable: la manipulación y la cosificación del ser humano. Ahora, la pregunta es ¿hemos llegado ya a ese final? En la lectura de este libro encontrará la respuesta.

Características

Información adicional

Peso 0.515 kg
Dimensiones 1 × 13 × 21 cm
Autor:

Editorial:

Temática:

Encuadernación:

Formato:

Nº Referencia

23

16,25

1 disponibles

¿QUÉ OPINAN NUESTROS CLIENTES?

Comentarios

Sé el primero en valorar “Señor del mundo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This
Tu Cesta